d

A partir de la experiencia adquirida por nuestros colaboradores visitando diferentes centros educativos se realiza una propuesta sencilla para intervenir en aquellos casos o situaciones de riesgo que se estén produciendo. La estrategia de ayuda entre iguales es una de las herramientas más eficaces, sin embargo es necesario aderezarla con otros elementos y matizar su uso. A continuación le proponemos de un modo sintético con enlaces a los documentos, una ruta de intervención para las víctimas de tipo pasivo y otra para las de tipo activo. Finalmente se proponen una serie de actividades disponibles en la red para trabajar con el grupo de clase y prevenir en gran medida la aparición de este fenómeno. 

 

1. Intervención


A – Ruta para las victimas pasivas

 
La mayor parte de las víctimas o alumnos en riesgo de acoso presentan este perfil, asociado al retraimiento, la pasividad y la falta de habilidades sociales. Para intervenir con este perfil de alumnado recomendaríamos seguir los siguientes pasos.

1.- Propuesta de Ayuda entre iguales.

La estrategia de ayuda entre iguales funciona bastante bien con este tipo de víctimas. Los alumnos ayudantes suelen aceptar colaborar con los alumnos de perfil pasivo y suelen mantener esa disposición en el tiempo. Hemos observado, en general, que la ayuda entre iguales es más efectiva cuando se escogen estudiantes del mismo sexo que la víctima (al menos en educación primaria y en el primer ciclo de educación secundaria). Para seleccionar a los alumnos ayudantes más adecuados en una intervención de ayuda entre iguales se siguen dos criterios fundamentales: en primer lugar que sean prosociales y con apoyo social en el grupo de clase y en segundo lugar que no muestren rechazo previo hacia la víctima. Para completar esta intervención, sería positivo incorporar también como alumno ayudante a un alumno amigo o cercano a la víctima. En ocasiones, en aquellos casos más delicados pueden no encontrarse estudiantes disponibles con esas características, en su defecto habría que intentar la intervención con estudiantes prosociales y estatus en el grupo aunque muestren cierto rechazo inicial hacia la víctima. Más información y guión de entrevista (elaborado en el IES Salvador Allende, Fuenlabrada). 

2.- Colocación en el aula.

Víctima de tipo pasivoSe procurará situarle en una mesa que sea visible desde fuera del aula y en un asiento sin pasillo. Además en la mesa de al lado, se procurará colocar a un compañero prosocial junto a un amigo de este prosocial y que ambos no tengan una mala relación con la víctima. Es recomendable alejarle de algún compañero que le molesta especialmente, y a ser posible que no se encuentre en su espacio visual (sentar a la posible víctima en asientos por detrás del posible acosador). 

3.- Trabajo individual en aspectos socio-emocionales con el alumno en riesgo.

Captura de pantalla 2017-01-31 a las 17.47.07Para trabajar de un modo individual con el alumnado con perfil de tipo pasivo recomendamos algunas de las siguientes actividades. Es aconsejable trabajar las habilidades sociales orientadas conocer la diferencia entre ser dominante, sumiso y asertivo y contextualizarlo respecto al acoso escolar. Las actividades están basadas en viñetas de cómic:

  • Actividad 1 sobre asertividad (modelo sumiso, asertivo, dominante) en relación con el acoso escolar
  • Actividad 2 sobre habilidades sociales  (termómetro, escudo protector, banco de niebla) relacionadas con el acoso escolar.

 

B – Ruta para las víctimas activas 

Las víctimas activas a menudo presentan dificultades en la manera de comportarse, con un alto nivel de impulsividad, buscando la atención de los demás de un modo inapropiado.
 
Es importante considerar que con el alumnado de este perfil, en primer lugar, es mejor realizar un trabajo individual antes de realizar la ayuda entre iguales y no en el orden contrario. Hemos observado mayor dificultad para terminar erradicar casos de acoso escolar en los centros cuando el perfil es de tipo activo que cuando es de tipo pasivo. Para este perfil recomendaríamos seguir la siguiente ruta de trabajo.
 
 
1.-Trabajo individual en aspectos socio-emocionales con el alumno en riesgo.
 
Estas actividades pretenden dotar a los alumnos con este perfil, de herramientas para que cuando algún compañero o compañera se meta con ellos/as puedan evitar responder con agresividad y de un modo reactivo. El objetivo es evitar una escalada del conflicto, lo que a menudo es algo buscado por los alumnos acosadores para divertirse. Para intervenir de un modo individual con este perfil de víctimas, se recomienda utilizar actividades como las siguientes:
 
 
2.- Propuesta de Ayuda entre iguales.
 
Los alumnos ayudantes, a veces, presentan reticencias a colaborar con alumnos de perfil activo. Conviene insistir en que su papel principal de víctima les hace merecedores de la ayuda. Es importante realizar en primer lugar un trabajo a nivel individual con el alumno en riesgo antes de plantear una ayuda entre iguales. 
 
Durante la entrevista, hemos observado que al hablar con los alumnos ayudantes sobre la situación concreta del alumno en riesgo, puede ser más constructivo conducirla en términos de relaciones sociales, de buscar apoyo social para él o ella y de mejorar el clima del aula en lugar utilizar etiquetas negativas como bullying o acoso escolar. Se pregunta por el alumno o alumna en riesgo, por ejemplo sobre si ha ocurrido algún incidente.

Más información y guión de entrevista (elaborado en el IES Salvador Allende, Fuenlabrada). 

 

2. Prevención (para todos)


 
Las actividades de tutoría, el análisis de vídeos y películas, en donde se explica en qué consiste el fenómeno del acoso, la importancia del grupo y de los observadores, permite ayudar a los alumnos a etiquetar y a comenzar a pensar y a hablar sobre una dinámica que a menudo simplemente “sucede” y nadie se lo plantea. 

 

Actividades de grupo para trabajar en el aula.

  • Bully Dance – (educación primaria y primer ciclo de secundaria) Vídeo (elaborado por UNICEF) y  Actividad (elaborada por Jordi Collell y Carme Escudé).