María Montessori desarrolló un método pedagógico diferente centrado en el desarrollo y la madurez social del estudiante en lugar de basarse en el aprendizaje homogéneo y estándar, en donde se pone el énfasis en la evaluación, los exámenes o los cursos académicos.   

Trayectoria vital de María Montessori

De origen italiano, Montessori, fue la primera mujer en lograr el grado de doctor en medicina en Italia en 1896 por la Universidad de Roma. A pesar de ello también estudió, antropología, filosofía y psicología.  Al año siguiente de licenciarse en medicina comienza a trabajar como ayudante en la cátedra de psiquiatría en donde se inclina por analizar niños y niñas con discapacidad, en donde se revela la importancia de una atención pedagógica más que médica en su desarrollo. 

Durante la primera de´cada del siglo XX comienza a ejercer la medicina, sin embargo su compromiso y activismo social va tomando inercia interesándose cada vez más por la población desfavorecida de su entorno. En 1907 crea la famosa Casa dei Bambini  una propuesta educativa humanista que transformó el concepto de educación, aportando ella misma el mobiliario y los materiales necesarios para poner a funcionar esta primera escuela. Esta escuela así como las que inaugura posteriormente tenía una clara orientación hacia las clases más desfavorecidas. 

Durante el régimen de Benito Mussolini si bien, ambos tuvieron un acercamiento inicial. Esta postura inicial cambió y María terminó denunciando públicamente que el fascismo trataba de convertir a los niños y niñas  en “pequeños soldados”. Esto provocó su exilio, en 1934 a Barcelona, donde estuvo viviendo un tiempo y luego se estableció en Holanda con su familia. Posteriormente se mudó a París, al igual que hizo Jean Piaget, y donde desarrolló una vida académica marcada por los contactos con importantes académicos como Bleuler, Alfred Binet o Theodore Simon (creadores creadores del primer test de inteligencia).

Pero, ¿qué importantes contribuciones ha realizado María Montessori a la educación?

1. Transformar el ecosistema del aula 

2. Proveer de materiales en función del nivel de desarrollo 

El conocimiento se genera a partir de la interacción que el niño o niña van va realizando en su ecosistema. Esto es el constructivismo, el proceso de aprendizaje se lleva a cabo como un proceso dinámico, participativo e interactivo del sujeto sobre su medio. 

Los materiales utilizados se fueron incorporando de un modo sistemático dentro del aula, prestando especial atención a los intereses de los niños en función de la etapa evolutiva que estaban atravesando. Los primeros materiales aportados por Montessori se basaban en el ensayo y error, utilizando aquellos objetos que generaban interés en el alumnado y descartando aquellos que no lo hacían. 

Cómo se traduce esto en el aula. Los niños y niñas se desarrollaron mejor en un aula con interacción. El aprendizaje, ocurre como resultado de la experiencia, tanto física como lógica, con los materiales. 

 

3.- Dejar hacer y observar 

El rol del adulto es secundario frente a otras perspectivas pedagógicas. Se trata de intervenir lo mínimo posible, sin obstaculizar el proceso de aprendizaje. El adulto sigue al niño y no al revés. El profesorado acompaña respetuosamente en el proceso educativo fomentando la participación activa en el aprendizaje. Prepara el entorno, introduce los materiales adaptados y observa al alumnado.