d

"Los líderes más relevantes no tienen éxito por su mera capacidad, tienen éxito porque ponen de manifiesto la de los demás". Jon Gordon 

Eric Sheninger ha sido director de New Milford High School en Estados Unidos y tiene un blog en el que escribe sus reflexiones sobre liderazgo educativo. Este blog ha sido premiado por diversos portales, destacando el premio al mejor blog del año 2013 por el portal Edublog Awards. Asimismo, ha recibido multitud de premios y reconocimientos a nivel internacional debido entre otras cosas a las iniciativas de éxito que ha implementado en su propio centro.

En base a su experiencia como director de un instituto, ha escrito una entrada en este blog sobre un decálogo acerca de las principales cualidades que suelen presentar los líderes competentes:

“Si bien, se han escrito o dicho no pocos consejos sobre las características, cualidades y atributos que deben conforman a un buen líder, como he señalado anteriormente, el liderazgo es una opción. No se basa en un título o un poder, sino en la serie de decisiones que se toman. El liderazgo es la capacidad de mover a la gente hasta donde necesitan estar, en lugar de decirles qué hacer.

A continuación ofrezco lo que considero un decálogo de consejos que todos los líderes con capacidad suelen llevar a cabo:

1. Adaptarse cuando sea necesario

Un buen líder sabe que su estilo de liderazgo no va a funcionar con todo el mundo. Ser capaz de relacionarse con éxito con diferentes personalidades y situaciones requiere flexibilidad, así como disposición a cambiar de rumbo sobre la marcha.

2. Amor al trabajo

Disfrutar del trabajo facilita la capacidad de perseverar cuando surge cualquier desafío. La mayoría de los grandes líderes se divierten y hacen lo que sea necesario para que otros también se diviertan.

3. Demostrar aprecio

Cualquier líder capacitado sabe que el éxito no se limita a una persona aislada  en una organización. El liderazgo es un esfuerzo colectivo donde todos juegan un papel. Los grandes líderes elogian constantemente los esfuerzos de los demás tanto en público como en privado.

4. No hay excusas

Las dificultades y los obstáculos están siempre presentes en cualquier organización, especialmente en las escuelas. Éstos, a menudo se transforman en excusas de por qué ciertas iniciativas no se ha podido lograr. Los grandes líderes despejan el camino de sus colaboradores eliminando los obstáculos y las dificultades que van surgiendo y fomentando el empoderamiento y la autonomía personal de los demás.

5. Establecer un enfoque a través de la visión

Una visión clara proporciona orientación respecto a los objetivos y también respecto a la forma de llevarlos a cabo. Los grandes líderes trabajan con las diferentes partes interesadas en un proyecto para desarrollar una visión compartida y un plan de acción que mantiene a todo el mundo centrado en el mimo objetivo de mejorar el aprendizaje del estudiante.

6. Servir como modelo

Un buen líder nunca pide a nadie hacer lo que él no esté dispuesto al menos a intentar. A través del ejemplo poniéndose en los zapatos de los demás, proporciona la inspiración y la motivación para que el equipo directivo o el claustro acepte el cambio más fácilmente.

7. Comenzar poco a poco

Los grandes líderes no se proponen cambiar radicalmente la cultura escolar de un solo golpe. Entienden que el éxito es la culminación de numerosas pequeñas victorias que impulsan un cambio de mayor tamaño.

8. Saber cuándo delegar

El sentido común dicta que nadie puede hacerlo solo. Los grandes líderes confían tareas en los demás cuando éstas sobrepasan su capacidad. El proceso de delegar en otros permite establecer más de un foco de atención en aquello proyectos que sean más complejos y extensos.

9. Retroalimentación significativa

Hay una gran diferencia entre aportar una retroalimentación significativa y la mera crítica. Los buenos líderes articulan la retroalimentación sobre aquellos aspectos en donde el personal es excelente y sobre aquellas áreas específicas de crecimiento o sobre las que se puede construir. Una retroalimentación significativa es el combustible para mejorar.

10. Comunicarse de manera efectiva

No encontrará un líder capacitado que no sea un buen comunicador. Los buenos líderes entienden que la escucha, facilitar el diálogo, hacer preguntas, crear un ambiente abierto e ‘ir al grano’ son aspectos esenciales. También entienden la importancia de un enfoque poliédrico para aumentar la participación de los interesados.

 

¿Qué añadirías a esta lista?”