d

Kerrie Lee es profesora asociada en la Universidad de Hull con especial interés en Educación Infantil. Es Directora del programa  Early Childhood Education and Care (Top up) así como de la Asociación para el estudio de la infancia temprana (FEd Early Childhood Studies).

La influencia de los medios de comunicación en la infancia ha sido objeto de intenso debate durante muchos años. Desde el impacto de la violencia y el consumismo exacerbado, hasta su influencia en el desarrollo cognitivo y social de niños y niñas. Pero, aparte de este tipo de influencia negativa si los medios tienen o han tenido un papel educativo, entonces, ¿por qué no esperar también que hayan tenido influencia sobre las relaciones de amistad que niños y niñas establecen?.

El éxito de Barrio Sésamo se ha debido en gran parte a hacer un uso inteligente del medio televisivo para representar contenidos “cotidianos” pero de un modo atractivo. Cuando vemos programas de televisión para preescolares desde la perspectiva de un adulto, generalmente vemos su trasfondo educativo con bastante rapidez. Existen contenidos y series basados en juegos de tipo esquemático como Twirlywoos, basados en el desarrollo matemático como los Numberblocks que incluso tienen su propia página en el sitio web del Centro Nacional para la Excelencia en la Enseñanza de las Matemáticas. ¿Pero los niños y niñas, ven este trasfondo de la misma manera?

Mi propia hija de tres años vio un episodio de Numberblocks que se basaba en cómo 1 más 1 son 2. Al final del programa me dijo que “1” y “1” eran los mejores amigos, de la misma manera que ella y sus amigas lo eran. Cuando le pregunté por qué, respondió que eran amigos porque “1” dejó que “1” se pusiera tumbado para hacer “2”. Para ser completamente honesto, nunca había pensado en esto. Estaba viendo el episodio como un recurso de apoyo para la comprensión matemática básica. Pero me hizo pensar: ¿estoy, como adulto, perdiéndome mensajes subyacentes o bien tratando de leer demasiado en los programas infantiles? (En el Reino Unido, el canal CBeebies tiene una cuenta de Twitter para adultos que incluye la oportunidad para que los padres contribuyan con sus propias “interpretaciones” de los programas).

Parece que el papel principal de Epi y Blas es reforzar la comprensión de los niños sobre establecer relaciones sanas y positivas. Los creadores del programa consideran que este es un tema de gran importancia. Pero, no solo ellos, según Early Years Foundation Framework Stage, las relaciones positivas forman parte del aprendizaje básico, el desarrollo y el cuidado de los niños desde el nacimiento hasta los cinco años.

 

Al analizar la televisión para niños en edad preescolar, las relaciones positivas aparecen como tema en una variedad de formas. Tenemos un episodio de Topsy y Tim en donde desayunan en familia con una madre y un padre y dos hijos. Luego está la familia no tradicional de Bing, un conejo que vive con su cuidador Flop y todos sus amigos basados ​​en los libros de Ted Dewan. Si bien, aunque estos dos programas tienen configuraciones familiares diferentes, ambos se centran en cómo, pase lo que pase, si somos amables entre nosotros, nuestras relaciones serán lo suficientemente fuertes como para sobrevivir.

Aprendiendo a hacer amigos

La resolución de problemas como un medio para fortalecer las relaciones es un tema que continúa a través de dos de los programas preescolares más populares de los últimos tiempos: La patrulla canina (sobre un equipo de cachorros y su líder humano Ryder) y Blaze y los Monster Machines (con un coche y su amigo humano AJ).

En ambos, los personajes enfrentan problemas que deben trabajar juntos para resolverlos. Blaze incluso incluye un ejemplo sobre cómo no debería comportarse alguien, a través de las trampas que utiliza el personaje Crusher y la forma en que utiliza a su amigo Pickle. A los niños les resulta gracioso el castigo que resulta del comportamiento negativo y, en el caso de mi hija, incluso un sentimiento de superioridad cuando me cuenta por qué sucedió y por qué no debería haberlo hecho.
 
Ella considera que el contenido de estos programas presenta la forma “correcta e incorrecta” de llevar a cabo las relaciones. Posteriormente aplica estas lecciones para hablar sobre otras situaciones y lo que debería y no debería suceder.
 
Independientemente de las ideas narrativas del escritor adulto del programa, un niño puede reducir esto a los temas clave de las relaciones, la pertenencia y, en última instancia, el bienestar psicológico, una habilidad que necesitamos para sobrevivir. Como mi hija y Blaze dicen: “No hay nada mejor que tener buenos amigos”. Sin duda, Epi y Blas estarían de acuerdo.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation bajo licencia Creative Commons. Puedes leer aquí el artículo original.