d


Leslee Udwin es fundadora y presidenta de Think Equal ha sido elegida por el New York Times como la mujer con más impacto del 2015 (en segundo lugar tras Hillary Clinton), y ha recibido el prestigioso Premio a los derechos humanos sueco Anna Lindh. Su documental para la defensa de los derechos humanos “India’s Daughter”, ha sido aclamado por la crítica en todo el mundo, ganó 32 premios (incluido el BAFTA, el Premio Peabody y el Premio de Amnistía Internacional al Mejor Documental 2016).

La educación es el medio más importante, si no el único, que tenemos a nuestra disposición para conseguir un cambio positivo, pero no la “educación” tal y como la conocemos. Si realmente queremos transformar las mentalidades y prevenir la violencia, la codicia, la injusticia, la insensibilidad y el egoísmo, tenemos que sentar las bases en los primeros años, en esa etapa en la que se forman los valores, la moralidad, la inteligencia social y emocional, la autorregulación del comportamiento y las actitudes, y se construyen las vías neurológicas de la arquitectura cerebral. Esta base debería ser el objetivo central de la educación en los primeros años.

El propósito de la educación temprana debería ser ayudar y encaminar a niños y niñas a vivir vidas plenas, respetuosas, productivas y compasivas, como ciudadanos y ciudadanas comprometidos e iguales que se consideren a sí mismos y a los demás como personas de un valor absolutamente igual. Si queremos superar esa discriminación, desigualdad e injusticia tan arraigadas y que afectan tan negativamente a amplios grupos de gente en todo el mundo, deben darse al aprendizaje social y emocional y al “pensar en igualdad” (Thinking Equal) la misma importancia y atención que concedemos al desarrollo de la aritmética y la alfabetización. Es la tercera dimensión que le falta a la educación.

Think Equal proporciona al aprendizaje social y emocional un conjunto concreto y tangible de herramientas programáticas, con lo narrativo como pilar central. Cultiva la vida interior de niños y niñas y les da a conocer las oportunidades que hay en el mundo a su alrededor y que se aplican a todos los niños y niñas por igual. También enseña a niños y niñas a proteger y valorar su planeta y todo lo que hay en él. Hemos adoptado un enfoque muy práctico para contribuir al cambio que todos queremos ver en el mundo. Hemos captado a educadores de todo el mundo, líderes de opinión en inteligencia social y emocional, para aunar los mejores enfoques de práctica y modelos de trabajo en un único programa que pueda ser emprendido y adaptado a los muy variables contextos en los que la educación de niños y niñas jóvenes tiene lugar. Para conseguir nuestros objetivos con mayor efectividad, es también importante animar a las familias a participar en la implantación del programa. Es fácil de seguir tanto por practicantes formados como no formados, además de ser reproducible y redimensionable. Proporcionamos gratuitamente a escuelas o gobiernos (donde ellos asignen por mandato ese “asignatura que falta”) materiales cuidadosamente diseñados: 30 libros, 90 planes de estudio, y los consiguientes recursos para cada uno de los tres años de aprendizaje (3-6 años).

Los profesores están en las trincheras del cambio que tenemos que hacer, y difícilmente podría ser su rol más importante. Hay, sin embargo, una grave discordancia entre el hecho de que, además de pagarles mal, hemos infravalorado y subentrenado a nuestros profesores para la primera infancia, y, aun así, parece que esperamos que sean capaces de proporcionar una educación de calidad holística en respuesta a una lista de elevados resultados y objetivos de los que el mundo acaba de adquirir conciencia. Solamente un profesor bien preparado y con gran capacidad de resolución, talento y confianza podrá saber cómo conseguir el objetivo de mediar en el camino de adquirir esa lista crucial de valores, competencias y habilidades sociales y emocionales tales como la empatía, el pensamiento crítico, la igualdad de género, la resolución pacífica del conflicto, etc. Así pues, Think Equal proporciona algo más que una lista de objetivos, logros y resultados, y en su lugar, proporciona a los profesores materiales de programas reales y herramientas para utilizar, así como el estímulo de las ideas de otras personas. Think Equal es un tesoro escondido de excelentes, vivos y contrastados recursos prácticos que disparan la imaginación de los profesores, los estimulan y los empoderan en el trabajo que llevan a cabo.

Es también muy importante que niños y niñas consigan un nivel mínimo de aprendizaje social y emocional como un derecho fundamental suyo, y no tener que depender de variables que pueda haber en la formación, habilidades y talento del profesorado. Todos los niños y niñas tienen derecho a tener esa base. Por ello el programa Think Equal consiste en planes de estudio con orientaciones paso a paso sobre cuál debería ser la contribución mínima de los profesores. Estas directrices para los profesores, sencillas y fáciles de seguir, en manos de los educadores de la primera infancia sirven de apoyo y guía para su trabajo, asegurando que los niños y niñas desarrollen las creencias, actitudes y comportamientos que necesitaremos que tengan las futuras generaciones para asegurar un mundo pacífico y sostenible. 

Think Equal proporciona los libros, planes de estudios y recursos que los profesores necesitan para apoyar a niños y niñas en el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales que todos necesitamos para realizar una contribución positiva a las sociedades en las que vivimos. Apuntando a cambios para todo el sistema y con enfoques redimensionables y sostenibles, Think Equal ha presentado una visión de cómo podemos asegurar que todos los niños y niñas tengan esta oportunidad para aprender las habilidades humanas que harán de sus vidas y este mundo algo libre de la discriminación y la violencia que surge tan rápidamente y fácilmente en él.

Es preciso que aportemos una perspectiva nueva y fresca al campo de la educación. Y no servirá algo que no sea un cambio del sistema. Tenemos que reimaginar la educación de los primeros años, en los que el ser humano se forma y adquiere la base para el resto de su vida. Sólo así podremos conseguir un mundo en el que haya seguridad, igualdad y prosperidad.

Por favor, únete al movimiento para el cambio, para remodelar la agenda de la educación para el siglo XXI. http://www.thinkequal.com/