Clases menos numerosas, mejores resultados a largo plazo

La mayoría de las investigaciones que analizan la influencia del número de alumnos de cada clase, encuentran una relación positiva entre haber asistido a un aula con pocos alumnos y presentar un mayor nivel de desarrollo cognitivo, social y académico tanto a corto como a largo plazo (Angrist y Lavy, 1999; Fredriksson, Öckert y Oosterbeek, 2013; Heinesen, 2010).  Asimismo, se ha encontrado que asistir a aulas con menos alumnos durante la educación secundaria incrementa las posibilidades de alcanzar estudios universitarios (Chetty et al. 2011). Por otro lado, autores como Krassel y Heineken (2014) han hallado un peor rendimiento académico asociado al hecho  de asistir a un aula con un número elevado de alumnos. Este tipo de resultados, sobre la influencia del tamaño de la clase, se han encontrado de un modo similar en diferentes países y culturas como Israel (Angrist and Lavy, 1999), Dinamarca (Heinesen, 2010) o Suecia (Fredriksson, Öckert y Oosterbeek, 2013).

Una de las investigaciones más sólidas e interesantes se realizó en Suecia (Fredriksson, Öckert y Oosterbeek, 2013), y en ella se analizaron los efectos a largo plazo del tamaño del aula durante la educación primaria. Los resultados mostraron que asistir a un aula con pocos alumnos durante los tres últimos cursos de educación primaria era beneficioso y se asociaba a:

  • Un mayor desarrollo de habilidades cognitivas a los 13 años.
  • Un mayor rendimiento académico a los 16 años.
  • Un mayor nivel laboral y económico a la edad de entre 27 y 42 años.

Disminuir el número de alumnos en el aula reduce el número de distracciones y permite al profesor dedicar más tiempo a cada alumno. Las dinámicas son diferentes en una clase con 20 alumnos que en una clase con 30 alumnos. Entre los problemas principales que se van a producir en un aula con tantos estudiantes se encuentran que:

  1. No va a haber tiempo para atender a todos.
  2. No se va a poder conocer a nivel personal a cada estudiante.
  3. Una clase numerosa incrementa los problemas de disciplina (disrupción, conflictos).

 

Ratio de alumnos por aula en otros países

A menudo, los condicionantes económicos influyen en el incremento en el número de alumnos por clase. En la siguiente gráfica (fuente: OCDE. Education at a Glance 2012), se puede observar la media de estudiantes por aula en diferentes países del mundo. En color verde pistacho se indica la media de educación primaria y en color verde oliva la media en los primeros cursos de educación secundaria.

En la siguiente gráfica (fuente: OCDE. Education at a Glance 2012), se muestra la evolución entre 2000 y 2010 en el número medio de estudiantes por aula de los primeros cursos de educación secundaria en  diferentes países. Entre paréntesis, se indica el porcentaje de aumento o disminución en el número medio por aula de cada país. (ej: Austria presenta un -20,9%, lo cual indica que el número medio de estudiantes por aula ha disminuido ese porcentaje entre 2000 y 2010).

Respecto al número de alumnos del colegio, ¿sucede el mismo efecto que con el número de alumnos del aula?. La respuesta, aunque el número de estudios realizado es menor, los resultados indican que un centro de gran tamaño, muestra un influencia tan importante como el número de alumnos del aula. Un estudio realizado en abril del año 2000 por el departamento de educación de Carolina del Norte señala un mayor rendimiento académico en los centros educativos con menos estudiantes.

 

Claves para trabajar en un aula con muchos alumnos

A continuación nos gustaría destacar una serie de consejos para gestionar un aula con un elevado número de alumnos. Estas pautas y recomendaciones han sido seleccionadas a partir de diferentes especialistas y fuentes más relevantes (Albar,  2015; Long, 2012; Real, 2013). 

1. Planificar las clases muy bien.

Esto es fundamental en las clases con muchos alumnos. Es importante programar y saber que van a hacer los estudiantes a continuación. Los tiempos muertos equivalen a distracción e inicio de la disrupción en el aula. Asimismo, establecer rutinas es una de las estrategias más importantes para mantener un clima más tranquilo en el aula.

2. Transforma la clase en pequeños grupos de trabajo

Aplica estrategias para estructurar pequeños grupos de trabajo (aprendizaje cooperativo, basado en proyectos, etc.). En los siguientes enlaces, puede consultar información sobre cómo organizar grupos de trabajo cooperativo, o materiales para introducir dinámicas grupales. 

3. Controlar el tiempo

En un aula con tantos estudiantes, es fácil que el tiempo de una actividad se descontrole. Es importante tener un reloj a la vista de todos y mantener un control del tiempo estricto sobre las actividades.

4. Crear clases energéticas y motivadoras.

5. Modificar la colocación de los sitios en el aula.

Posiciona a los estudiantes con un peor rendimiento académico en los sitios más cercanos al profesor y a la pizarra. Sitúa a los estudiantes con mejor rendimiento aca´demico en las posiciones

6. Permitir que todos participen.

A menudo, en aulas concurridas, los estudiantes menos participativos tienden a ocultarse en el amplio número de compañeros y compañeras que participan antes que él o ella. Utilizar actividades, ejercicios o metodologías que fomenten las participación de todos y todas es muy necesario en este tipo de aulas. Logrando que cada estudiante se involucre y participe en el trabajo.

7. Conocernos todos mejor.

Plantea nuevas formas de conocer a los estudiantes.

  • Rotar el foco de atención para atender a 5 o 6 estudiantes cada pocos días. 
  • Invita a los estudiantes a escribir una carta dirigida a tí sobre lo que están aprendiendo, sus logros, desafíos e intereses.
  • Puedes crear cuestionarios tipo escalas likert para obtener información de un modo rápido y eficaz.
  • Aprende el nombre de todos y todas.
  • Plantea actividades del tipo “vamos a conocernos todos” para comenzar a establecer un vínculo.
  • Crea un vínculo más personal dando a conocer algunos aspectos personales, como por ejemplo tus intereses, gustos o aficiones para que los estudiantes te conozcan mejor. 

Referencias

  • Albar, R. (2015). Tools for Teaching: Managing a Large Class Size. Web Edutopia.
  • Angrist, J. D. and Lavy, V. (1999). Using Maimonides’ rule to estimate the effect of class size on scholastic achievement.Quarterly Journal of Economics, 114(2):533–575.
  • Chetty, R., Friedman, J. N., Hilger, N., Saez, E., Schanzenbach, D. W., and Yagan, D. (2011). How does your kindergarten classroom affect your earnings? Evidence from project STAR. Quarterly Journal of Economics, 126(4).
  • Fredriksson, P., Ockert, B., Oosterbeek, H. (2013) Long-Term Effects of Class Size. The Quarterly Journal of Economics, 128(1)249:285.
  • Krassel, K.J. & Heinesen, E. (2014). Class-Size Effects in Secondary School. Education Economics, 22, 412-426.
  • Krueger, A. B. and Whitmore, D. M. (2001). The effect of attending a small class in the early grades on college-test taking and middle school test results: Evidence from project STAR.Economic Journal, 111:1–28.
  • Long, S. (2012). 10 Tips For Teaching Large Classes. Web Reach to teach recruiting.
  • Realm, M. (2013). Teaching large classes: problems and suggested techniques. Web My english pages.